Nos entristeció profundamente enterarnos del fallecimiento del Embajador Larry L. Palmer (1949–2021), expresidente y director general de la Fundación Interamericana (IAF) de 2005 a 2010. 

El Embajador Palmer aportó su enorme experiencia diplomática y regional a la IAF. Como miembro de carrera del Servicio Exterior, prestó sus servicios en múltiples embajadas de Estados Unidos en todo el mundo, incluyendo a varias en Latinoamérica y el Caribe. Antes de unirse a la IAF, el Embajador Palmer sirvió en la República Dominicana, Uruguay, Paraguay, Ecuador, y fue nombrado Embajador de Estados Unidos en Honduras (2002–2005) por el Presidente Bush. En Honduras, el Embajador Palmer supervisó más de USD 250 millones en programas de desarrollo de USAID y de la Millennium Challenge Corporation.

Durante su período en nuestra agencia, el Embajador Palmer empleó su experiencia en diplomacia y desarrollo para enriquecer los programas de la IAF y mucho más. Dio prioridad a la formación de vínculos directos con nuestro trabajo en el campo, demostrando un profundo respeto por los líderes comunitarios y promoviendo con gran carisma la estrategia de desarrollo de base de la IAF ante dignatarios gubernamentales. En una entrevista con Yale Politic, el Embajador Palmer hizo la siguiente reflexión: 

Pensaba estar unos dos años, pero terminé quedándome cinco años como presidente de la Fundación Interamericana, de 2005 a 2010. Y fue una experiencia maravillosa. […] Las principales áreas de enfoque fueron las mujeres, los jóvenes en situación de riesgo y las personas con discapacidades. Y fue maravilloso contar con dinero para financiar a esos grupos pobres y marginados y ayudar a fortalecer la amistad entre los Estados Unidos y esos grupos, desde México hasta Argentina. […] Fue una bendición poder trabajar cinco años como su presidente.

El agradecimiento es mutuo. El personal de la IAF recuerda al Embajador Palmer como un líder lleno de energía, con un interés especial en generar efectos económicos. Ayudó a ampliar nuestra estrategia para financiar y apoyar a grupos marginados, incluyendo a los afrodescendientes. Bajo su liderazgo, la IAF trabajó con socios para abrir foros internacionales para el estudio, el análisis y el diálogo, dirigidos por líderes afrodescendientes y sus aliados. Estos esfuerzos incluyeron el apoyo a socios donatarios afrodescendientes para vincularse directamente con la Organización de Estados Americanos, y utilizar el proceso de la Cumbre de las Américas para asegurarse de que sus puntos de vista y prioridades se incluyeran en la preparación y ejecución de estos importantes foros regionales. El Embajador Palmer, un gran promotor de la investigación académica, también reinició el programa de becas de la IAF para promover la investigación de campo del desarrollo de base. 

Después de su período como presidente y director general de la IAF, el Embajador Palmer sirvió como Embajador de Estados Unidos en Barbados y el Caribe Oriental durante la administración del Presidente Barack Obama (2012–2016), en donde sirvió simultáneamente como embajador ante Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas.  

Además de sus puestos en distintos lugares de Latinoamérica y el Caribe, el Embajador Palmer ocupó varios puestos dedicados a la promoción de las relaciones de Estados Unidos con países africanos. Originario de Augusta, Georgia, el Embajador Palmer obtuvo una licenciatura en historia de Emory University, una maestría en educación de Texas Southern University y un doctorado en educación superior y estudios africanos de Indiana University, Bloomington. Su pasión por el servicio exterior se despertó durante su trabajo como voluntario del Cuerpo de Paz en Liberia (1971–1972), en donde trabajó estrechamente con el personal de la embajada.

El Embajador Palmer impulsó a la IAF para enfrentar algunos de los problemas más apremiantes de la región, y en el proceso fortaleció los lazos de amistad entre los pueblos de Estados Unidos y de Latinoamérica y el Caribe. Estamos agradecidos por su legado en la IAF y su dedicación vitalicia a promover la paz, la prosperidad, la igualdad y la democracia en Latinoamérica y el Caribe.