En esta serie puede conocer al personal de la IAF y la forma en que trabajamos. La entrevista de este mes es con una enlace local de la IAF, personal de campo que brinda orientación esencial sobre las donaciones de la IAF y sirve como vínculo entre los socios donatarios y el personal de la oficina central de la IAF.

¿Cuánto tiempo has trabajado en la IAF?

Headshot of Azucena Díaz

He sido enlace local durante 17 años… mi hija menor tenía 4 meses de edad cuando empecé a trabajar en la IAF. Este mes va a cumplir 18 años. ¡Mi carrera en la IAF casi tiene edad para votar!

¿Qué te hace seguir trabajando con la IAF?

Me encanta este trabajo. He sido consultora para organizaciones no gubernamentales, organizaciones multilaterales y gobiernos, y este es el trabajo que más me gusta. Durante los últimos cinco años he trabajado exclusivamente con la IAF porque la carga de trabajo ha aumentado. Gran parte de lo que me atrae es poder trabajar con grupos diversos, incluyendo a los grupos de mi país que tienen “menos” en términos financieros, pero tienen una cultura rica, grandes tradiciones y una fuerte organización social. Me encanta conocer a personas de diferentes culturas.

¿Qué haces en la IAF?

Los enlaces locales somos vínculos en la cadena de comunicación. Somos una fuente de información, contestamos preguntas de potenciales solicitantes y los animamos a presentar su solicitud. Dado que somos del mismo país que los potenciales donatarios, los enlaces locales cultivamos la confianza de las organizaciones de base y brindamos contexto cultural a la IAF.   

También participo en visitas de preselección, en las que complementamos lo que proponen los donatarios por escrito con un examen más profundo de una organización, porque con frecuencia los grupos no pueden expresarse por escrito de la misma manera. Buscamos un dinamismo organizativo que podamos nutrir: un donatario que está en un lugar específico de su desarrollo y que podría estar en otro lugar cuando termine la donación de la IAF. Damos el mismo tiempo y las mismas oportunidades a todas las organizaciones. Tratamos de aprender todo sobre las organizaciones, su historia y el proyecto que proponen (resultados deseados, presupuesto), haciendo preguntas no sesgadas para obtener información para el equipo de Programas de la IAF mientras toma la decisión de financiar donaciones.  

Estas visitas de preselección son reveladoras, y a veces sorprendentes. En una ocasión, una organización en Guerrero pidió apoyo de la IAF para la reforestación, y en papel parecía casi increíble, porque son de un desierto. Cuando los visitamos, nos mostraron cómo planeaban plantar árboles alrededor de sus fuentes de agua para mejorar la retención, y al final lograron sus objetivos y se convirtieron en una organización regional fuerte. Cuando los invitamos a reuniones con otra organizaciones, dijeron: «no sabemos cómo IAF creyó en nosotros; éramos unos principiantes».

Azucena Diaz poses with other IAF staff members outside while visiting grantees in Mexico