La fermentación es fundamental para una cosecha de cacao exitosa, pero en el territorio de Moskitia de Wampusirpi en el este de Honduras, los complicados intercambios relacionados con llevar el cacao a los mercados hacen que la participación de la comunidad sea igualmente importante.

Ubicado a lo largo de la ribera del Río Patuca, Wampusirpi es uno de los 12 territorios recientemente convertidos en propiedad del pueblo indígena de Miskitu.  La evidencia arqueológica indica que los pueblos indígenas cultivaban cacao en esta zona en tiempos precolombinos, pero la comercialización moderna del cultivo despegó en la década de 1990, cuando la producción de cacao se expandió a más de 350 hectáreas. El huracán Mitch, en 1998, y una subsiguiente epidemia de un hongo destruyeron el 95 por ciento de las plantaciones de cacao de Wampusirpi, pero la producción se ha recuperado lentamente y hoy en día ofrece un camino para que el pueblo indígena mejore su sustento.

Las condiciones en la región de Moskitia son ideales para la producción de cacao, especialmente para mercados de alta gama, pero un sistema de transporte deficiente y la inseguridad en cuanto a la tenencia de la tierra amenazan con limitar el crecimiento de la industria. No existen carreteras que conecten Wampusirpi con mercados más grandes, lo que obliga a los productores a transportar el producto a través del río, que es algo tanto costoso como arriesgado. El acceso a las carreteras podría también beneficiar otros mercados agrícolas, y mejorar el acceso a la educación y a los servicios médicos. Sin embargo, la construcción de una carretera sigue siendo un tema controversial, debido a que podría dar entrada a más migración hacia la región. A pesar de que los Miskitu obtuvieron recientemente el título de propiedad a sus tierras, la invasión de las tierras indígenas sigue siendo un gran problema, y los líderes de la comunidad creen que la apropiación de tierras podría empeorar si se construye una carretera.

Por este motivo, las comunidades Miskitu se enfrentan a la paradoja de que mejorar su competitividad al construir una carretera podría aumentar el despojo de sus tierras. Una manera de ayudar a resolver esta paradoja es fortalecer las estructuras de gobernanza local y aumentar la participación comunitaria en estas. Los beneficios para la cadena de valor del cacao serían entonces más horizontales y, al mismo tiempo, el proceso podría mejorar la transparencia y rendición de cuentas de la inversión pública.

Patuca River

Vista del Rio Patuca

Mejorar la competitividad

Los productores de Wampusirpi se enfrentan a grandes obstáculos para llevar el cacao y otros cultivos en el mercado. La Asociación de Productores de Cacao de Pimienta (APROCAPIM), la única empresa comunitaria en el área que comercializa cacao, casi colapsa cuando uno de sus envíos fue degradado de calidad premium a un grado inferior en 2017, luego de un exceso de fermentación en los granos de cacao, debido, en parte, a la larga distancia que hay hasta el punto de la venta. Sin carreteras que conecten la región de Wampusirpi a los mercados, los productores tienen que hacer un viaje peligroso río arriba, pagar elevados gastos de transporte y arriesgarse a causar más daños al cultivo si este se moja. En otras partes de Honduras, los productores se encuentran a solo unas horas de distancia de los centros de mercados por carretera. Pueden desembarcar sus productos más regularmente y en lotes más pequeños, con lo que evitan problemas de fermentaci