Tras generaciones, en el norte del Ecuador ha surgido un tipo de mercado único que permite el intercambio de bienes o servicios sin dinero. Conocido como el trueque; esto representa una alternativa de vida para las comunidades de la sierra norte que poco a poco, se ha ido trasmitiendo de padres a hijos.

El trueque es una manifestación cultural ancestral, basada en los principios orientadores del pensamiento Andino y por ende de la economía solidaria, que promueve la “complementariedad, la reciprocidad, la redistribución, el diálogo de saberes, la autonomía, promoviendo la interculturalidad, y revitalizando la cultura”; esta práctica consiste en intercambiar productos, saberes y/o servicios por otros que se necesitan; aquí el valor del dinero no está presente cuando cambias y es únicamente la relación de necesidad la que predomina.

Como lo expresa un productor en Natabuela , “con el trueque, nadie pierde, todos salen contentos y con muchos productos para su casa”.

En la Provincia de Imbabura en el norte de Ecuador hay distintas maneras de hacer el trueque:

  1. Trueque itinerante: una familia o varias pueden salir de su comunidad con productos y van a otra comunidad de distintos pisos altitudinales donde otras familias que tiene productos distintos a cambiar lo que necesitan como por ejemplo plátanos con papas, naranjas con frijoles, maíz con servicios como curación de espanto – mal de ojo, animales por vestimentas, recipientes, esteras, entre otros.
  2. Trueque en sitios específicos: este se realiza por fechas específicas en épocas de cosechas por ejemplo en el mes de junio, finados en el mes de noviembre  y Semana Santa en el mes de Marzo o Abril que son eventos masivos y de gran alcance para poblaciones de distintos lugares. Se concentran en lugares establecidos para realizar esta práctica, los lugares más sobresalientes en Imbabura son Ibarra y Pimampiro donde se dan cita gente de la zona fría y caliente de distintas provincias y países con productos muy variados para poder intercambiar. Durante estos días pueden estar presentes alrededor de 100 a 200 familias en el caso de la ciudad de Ibarra y de 5000 a 6000 familias en la ciudad de Pimampiro y se puede valorar el cambio desde $3000 hasta $50000 dólares por día de realización de esta práctica. En estas fechas nadie invita, únicamente la gente conoce las fechas del trueque y prepara sus productos para ir a intercambiar; chicos y grandes, afro-descendientes, indígenas y mestizos van cambiando poco a poco sus productos y así familias enteras salen para realizar esta actividad.
  3. Permanent bartering: esta es una de las más recientes formas de cambiar que se viene dando desde el año 2009, por la creación de las ferias de venta directa en la provincia de Imbabura. Se cambia de manera semanal los productos, lo que representa para una familia un promedio de cambio de $8 dólares por semana, esto permite valorizar su producción, y diversificar la alimentación al variarla con productos que no puede adquirir fácilmente.

El Movimiento de Economía Social y Solidaria del Ecuador (MESSE) define al trueque como una práctica de la economía solidaria que promueve la autonomía y refuerza a la sociedad civil. Es por ello que se hace la Declaratoria del año Nacional del trueque en el año 2013 en la ciudad de Pimampiro. En la actualidad se promueve de forma permanente este tipo de práctica dentro de los procesos de comercialización directa y en las jornadas de formación que se realizan de manera interna entre sus miembros o externa con organizaciones aliadas a nivel local y nacional.

Esta claro al hablar con los practicantes del trueque que este llega más allá de lo económico y es una parte de la vida en el norte del Ecuador. Como lo expresa un productor afrodescendiente de la comunidad de Piquiucho, “ Toda la familia nos preparamos un día antes para ir al trueque; tenemos separadito todo lo que queremos cambiar y que es lo que queremos traer a la casa”.

Sin embargo, el productor tambien cita que puede ser difícil replicar esta práctica en otros lugares: “ojala que otra gente de otros lugares lo puedan practicar porque es una alternativa de vida, aunque como este trueque no han de poder hacer porque es único”.

*Rosa Murillo is the coordinator of MESSE, an IAF funded project in northern Ecuador to promote producer-consumer relations, sustainable agriculture, and the lifestyle of “buen vivir” (“good living”) that is the foundation for indigenous cultures in Ecuador.  

También le gustaría