Hemos visto una y otra vez en nuestros más de 50 años de inversión en desarrollo comunitario que las personas conocen sus propios desafíos. Saben cómo crear empleos, aumentar la seguridad y mejorar la vida en sus comunidades. Pero muchos carecen de acceso a los recursos para hacerlo de manera efectiva. Cuando las personas tienen más control sobre cómo emplear los recursos en su propio beneficio, encuentran soluciones innovadoras y apoyan los proyectos resultantes. Por eso invertimos en mecanismos democráticos como los presupuestos participativos que dan a la gente un mayor grado de control y canalizan sus buenos aportes hacia las autoridades locales.

El presupuesto participativo permite a las comunidades decidir democráticamente cómo emplear los fondos públicos disponibles. Los gobiernos a menudo apartan parte de sus presupuestos para que se determinen a través de la participación pública. Los residentes participan en sesiones abiertas para intercambiar ideas sobre nuevos proyectos y votar por sus favoritos. Cuando la IAF financia organizaciones que trabajan en procesos de elaboración de presupuestos participativos, estamos financiando actividades para promover el compromiso cívico y compartir información sobre cómo la gente puede participar. Los donatarios no pueden utilizar nuestros fondos para promover u oponerse a ninguna legislación, ni para apoyar a ningún candidato, oficial o partido político.

Un especialista audiovisual monitorea una transmisión en vivo para la plataforma en línea de Ollin.

Expansión de la participación en la Ciudad de México: Ollin

Con más de US$50 millones dedicados al presupuesto participativo, la Ciudad de México tiene el cuarto presupuesto participativo más grande del mundo. Sin embargo, muchos residentes no saben que pueden participar e involucrar a los funcionarios del gobierno local en sus propias prioridades de desarrollo. Los residentes carecen de información sobre los fondos disponibles o cómo presentar una propuesta.

El donatario de la IAF Ollin, Jóvenes en Movimiento, A.C. (Ollin) está cerrando esta brecha de información. Dirigida por un equipo de mujeres jóvenes, Ollin promueve la transparencia del gobierno recopilando información sobre el programa de presupuesto participativo de la Ciudad de México y haciéndola ampliamente accesible a través de una plataforma en línea. En palabras de la directora ejecutiva Greta Ríos, «los ciudadanos que han participado en el proceso de elaboración del presupuesto entienden mejor cómo funciona el gasto público, cuánto cuestan los servicios y cómo el gobierno planifica y gestiona los proyectos públicos. Están mejor preparados para cuestionar la falta de transparencia o la corrupción en el uso de los recursos públicos».

Los ciudadanos que han participado en el proceso de elaboración del presupuesto … están mejor preparados para cuestionar la falta de transparencia o la corrupción en el uso de los recursos públicos —Greta Ríos

El Instituto Electoral de la Ciudad de México, una institución gubernamental no partidista, se acercó a Ollin para promover la plataforma y brindarle a Ollin datos actualizados, fomentando una mayor transparencia y participación ciudadana en un país con crecientes preocupaciones por la corrupción. A princ