Fasemie Geffrard, madre de cinco hijos en una zona rural de Haití, deseaba darles a sus hijos una vida mejor y obtener ingresos adicionales al hacer crecer su pequeña empresa de venta de verduras. No solamente estaba deseosa de oportunidades, sino preocupada por ahorrar para casos de emergencia. Al igual que muchas mujeres haitianas, temía que la enfermedad de un hijo, el funeral de un padre o un desastre natural acabara con sus ahorros y la obligara a pedir dinero prestado con tasas exorbitantes. En caso de que eso ocurriera, incluso una pequeña deuda podría crecer con rapidez, forzándola a elegir entre pagarla y comprar comida o pagar la escuela para sus hijos. Pero, ¿cómo podría Fasemie conseguir fondos para impulsar su negocio en el pequeño Dezam, un poblado con tan pocas oportunidades de generar ingresos?

Afortunadamente Fasemie se enteró de que el socio donatario de la IAF Platfòm Inite Òganizasyon Dezam (PLAIOD) estaba ayudando a mujeres como ella a establecer y mantener grupos de ahorros y préstamos con éxito. Estos grupos permitían que las mujeres reunieran el dinero de 10 a 25 personas para generar ahorros de inversión para hacer crecer sus pequeñas empresas, que con frecuencia vendían ropa, comida y artículos domésticos, y en desarrollar habilidades de contabilidad y liderazgo.

Fasemie se unió a Fanm Demele, un grupo de ahorros y préstamos apoyado por PLAIOD, en 2016, Empezó a ahorrar y a acudir a reuniones semanales con otras mujeres de su región. Le gusta que en Fanm Demele establecen sus propias reglas y deciden en conjunto qué integrante recibe un préstamo cada mes, y cuál será la tasa de interés.

Desde que se integró a Fanm Demele, Fasemie ha podido sostener mejor a su familia. Por ejemplo, cuando uno de sus hijos se enfermó, no tuvo que vender una de las cabras de la familia para pagar su atención médica. En cambió, utilizó sus ahorros y pudo conservar sus cabras como fuente de alimentos e ingresos. La camaradería con las otras mujeres también ha ayudado a Fasemie a seguir motivada para trabajar arduamente y alcanzar sus sueños.

Fasemie Geffrard stands in front of a stack of bananas in a bustling outdoor marketplace in Haiti.