A la mayoría de nosotros nos encanta el chocolate, pero quizá no sabemos mucho sobre las personas que lo cultivan y producen.

Los productores de cacao de Latinoamérica se han visto particularmente afectados este año. Han enfrentado interferencias en el cultivo, la cosecha, el almacenamiento, la comercialización y la distribución del cacao a causa de la pandemia de COVID-19. También perdieron cultivos e infraestructura en noviembre, cuando los huracanes Eta e Iota azotaron a Centroamérica en sucesión rápida. Ahora que los pequeños empresarios, agricultores, empacadores y distribuidores de chocolate tratan de reiniciar sus negocios, necesitan de redes muy  fuertes.

Por eso la IAF se ha asociado con la Asociación de la Industria del Chocolate Fino (FCIA, por sus siglas en inglés), una asociación comercial sin fines de lucro para brindar educación técnica y oportunidades de comercialización a agricultores de cacao a pequeña escala en Latinoamérica y el Caribe. Juntos nos aproximaremos a los agricultores vulnerables y financiaremos sus ideas para abordar los desafíos de la industria del cacao, como proteger los derechos laborales y el medio ambiente. La IAF y la FCIA también activaremos nuestros esfuerzos de formación de redes, aumento de capacidades y aprendizaje entre iguales para ayudar a los productores de cacao de Latinoamérica y el Caribe.

¿Cómo se logró esta alianza? Siga leyendo para conocer más…

Fortalezas complementarias

Los compromisos de brindar a los productores de cacao una ruta para tener medios de subsistencia sostenibles y de promover un mayor conocimiento y más participación de los agricultores en la cadena de valor del chocolate sustentan la nueva alianza de la IAF y la FCIA.

«Estamos emocionados de aliarnos con una asociación como la FCIA, que ha hecho tanto para apoyar las prácticas éticas y sostenibles en la producción de chocolates finos», explicó Marcia Cota, asesora de la IAF para alianzas estratégicas. «Sus más de 300 miembros representan a los principales compradores y procesadores de chocolates finos en Estados Unidos y otros países, algunos de los mismos mercados a los que los socios donatarios de la IAF quieren llegar». La alianza entre la IAF y la FCIA también representa una gran coincidencia geográfica y programática.

Una productora de cacao muestra su producto e información educativa en un evento.

Los miembros de la FCIA representan exitosas compañías compradoras de cacao que quieren invertir en el crecimiento de pequeños productores, y adquieren el 80% de su cacao en Latinoamérica. En 2020, la IAF invirtió cerca de USD$ 4 millones en producción de cacao sostenible en la región, aunados a los USD 6.7 millones movilizados por sus socios donatarios. La IAF financia directamente a docenas de grupos de productores de cacao, desde asociaciones de pequeños productores hasta una red peruana que representa a 300,000 productores de cacao de 26 asociaciones de productores.

Con el apoyo de la IAF, los productores de cacao aumentan su productividad usando técnicas agroforestales sostenibles, plantando árboles de cacao entre otros árboles para reducir la erosión y la propagación de enfermedades. También desarrollan productos de valor agregado y fortalecen sus vínculos con los consumidores.