Emily Pugh en la oficina de la IAF